Alimentación

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, “la alimentación es una parte importante del tratamiento. Comer los alimentos adecuados antes, durante y después del puede ayudar a que los pacientes se sientan “mejor y más fuertes”. En concreto, las personas con cáncer deben mantener un peso corporal saludable y consumir alimentos nutritivos.  Los efectos secundarios de la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia pueden hacer que una persona coma menos y pierda peso. En algunos casos, y en otros pueden causar un aumento de kilos.

 

No existe dieta ni alimento que pueda curar el cáncer pero sí podemos hablar de factores preventivos aportados por hábitos saludables y dieta sana-variada-equilibrada, como el patrón alimentario de la dieta mediterránea, seguir este tipo de dieta podría reducir hasta en un 30 % el riesgo de desarrollar cáncer de mama, reduciendo también el riesgo de otros tipos de cáncer. Así mismo puede ayudar a prevenir recaídas y a tolerar mejor los tratamientos, mejorando la calidad de vida de los pacientes. Y, por supuesto, recuperar la salud una vez terminado el proceso terapéutico.

 

Las necesidades de nutrientes varían para cada persona, y siempre debe ser un equipo médico el que ayude a identificar las metas en la nutrición de cada persona.

Por ello la necesidad de desarrollar  “dietas personalizadas” adaptándonos a las necesidades y a la constitución y problemas de salud de cada individuo se constituye en el eje principal de nuestro objetivo .

 

Para ello nos fundamentamos en cuatro pilares nutricionales:

 

Inmunonutrición:

Es la interacción entre la nutrición y la inmunidad para suplementar la alimentación con determinados nutrientes para reforzar el sistema inmunitario tanto de forma preventiva como recuperativa para:

 

  • Preservar la salud
  • Prevenir complicaciones derivadas de los tratamientos médicos y quirúrgicos
  • Mejorar la recuperación tras los mismos
  • Disminuir la probabilidad de recaídas

Nutrigenómica

La nutrigenómica proporciona un conocimiento molecular (genético) sobre los componentes de la dieta que contribuyen a la salud a través del  estudio de la constitución genética de cada individuo.

 

  • Nuestros genes influyen en las preferencias alimentarias y tolerancia a las mismas
  • Podemos detectar a través de la nutrigenómica los alimentos con beneficios directos sobre nuestra salud
  • Se aplica también para detectar la nutrición óptima requerida por el cuerpo para prevenir el envejecimiento de las células

Para ello utilizamos un TEST Nutrigenómico que nos permite tener dicha información a través de un informe personal a partir de los genes estudiados.

 

Dieta Saludable

Una dieta saludable tiene que reunir las características siguientes:

 

 

  • Completa: debe aportar todos los nutrientes que necesita el organismo: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua. 
  • Equilibrada: los nutrientes deben estar repartidos guardando una proporción entre sí. Además hay que beber de 1,5 a 2 litros de agua al día. 
  • Suficiente: la cantidad de alimentos ha de ser la adecuada para mantener el peso dentro de los rangos de normalidad .
  • Adaptada a la edad, al sexo, a la talla, a la actividad física que se realiza, al trabajo que desarrolla la persona y a su estado de salud. 
  • Variada: debe contener diferentes alimentos de cada uno de los grupos (lácteos, frutas, verduras y hortalizas, cereales, legumbres, carnes y aves, pescados, etc.), no solo porque con ello será más agradable, sino porque, a mayor variedad, habrá también una mayor seguridad de garantizar todos los nutrientes necesarios

Suplementos nutricionales

Los suplementos alimenticios o dietéticos, como indica su nombre, son productos creados para complementar la alimentación o la dieta, y entre sus ingredientes contienen minerales, vitaminas, enzimas, ácidos grasos y aminoácidos.

Los suplementos nutricionales no deben sustituir en ningún momento una dieta equilibrada y completa, aunque pueden servir para prevenir deficiencias nutricionales provocadas por alguna enfermedad o circunstancias puntuales, y promover la salud en general.

 

  • Complementar nuestro aporte vitamínico
  • Mejorar nuestro consumo de antioxidantes
  • Aumentar nuestro consumo de macronutrientes 
  • Promover a una mejor pérdida de peso               
  • Tener una mejor calidad de vida

 

Diversos estudios han demostrado que los suplementos alimenticios pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de una persona que padezca alguna enfermedad  como diabetes o hipertensión ya que son coadyuvantes al tratamiento médico, obteniendo así mejores resultados en su salud.   

 

Sin embargo es imprescindible saber cuales son las necesidades reales para cada persona y en que dosis, así como la seguridad sobre el producto que vamos a tomar. Por eso se hace imprescindible una valoración individual para obtener el resultado adecuado sin incurrir en problemas y complicaciones de un aporte excesivo o no necesario, utilizando además productos con garantías de los fabricantes.

 

En nuestra tienda nutricional te ofrecemos y aconsejamos sobre los productos mas adecuados , siempre bajo una supervisión médica individualizada.

Solicita más info en nuestro tfno de atención y cita previa:

Consulta Dra. Victoria Scholz

Avda. Andalucia, 21 Entreplanta 2 29002 Málaga

638 393 797