La estabilidad psicológica y el cáncer de mama.

La estabilidad psicológica es clave en el tratamiento del cáncer de mama.

La psicología en general y la psico-oncología en particular, consideran a la persona desde un modelo integral ecológico.

Es decir, como un sistema que engloba organismo, ambiente y variables psicológicas, interactuando con una gran variedad de factores que inciden en el desarrollo de enfermedades o no.

Numerosas investigaciones muestran evidencias científicas de la interrelación entre  el Sistema Nervioso Central, el Endocrino e inmunológico.

Dichos estudios constatan que diferentes factores como el estrés, la ansiedad, depresión, capacidad de adaptación, baja autoestima, la inhibición de las emociones y el estilo de afrontamiento evitativo.  Dichos factores provocan alteraciones y cambio en el sistema endocrino e inmunológico que favorece y son mediadores, en el desarrollo y recuperación del cáncer de mama.

El objetivo primordial de la paciente que ha desarrollado un cáncer de mama seria recuperar la salud. Y para ello necesita revisar y adaptar todos sus sistemas. (Según Middleton 2004)

La intervención psicológica es necesaria y fundamental en dicho proceso, ayudando y promoviendo en la persona un patrón de personalidad saludable.

Este patrón está basado en fomentar un estado emocional equilibrado, una autoestima adecuada, pensamientos positivos y la expresión asertiva de los sentimientos.

Por tanto, todos estos factores favorecerán la tranquilidad, recuperación y bienestar de la paciente.

Los cambios psicológicos que  se produzcan en su personalidad y estilo de afrontar la enfermedad serán determinantes.  Promoverán, por tanto,  una mejora en el estilo de vida y recuperación total.

wheat-900_408

(Psicóloga Lola Serón: http://arcadiapsicologia.com/)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *